viernes, 7 de septiembre de 2012

UNA NUEVA UNIVERSIDAD VIRTUAL ABRE SUS PUERTAS, FELICIDADES

LA UNIVERSIDAD VIRTUAL DE LA UVP


Mi primer contacto con la Universidad del Valle de Puebla, fue en enero del 2009, cuando me invitaron a dar un curso de Educación Continua, de capacitación para docentes, sobre tecnología y educación.  En esos momentos no podía imaginar que años después iba a ser testigo en primera fila, del lanzamiento de su Universidad Virtual. Qué gran honor. 

Hay muchas cosas que me gustan de la UVP, su gente amable y entregada en primer lugar, su ideología sobre la implementación de una  cultura emprendedora en sus jóvenes, su amor por las raíces mexicas, pero hay algo en especial que me encanta y es el escudo de su bandera y su signficado.

El escudo de la bandera de la Universidad del Valle de Puebla está basado en el Ollin Yoliztli Calmécac: en Nahuatl, Ollin significa vida y  yoliztli movimiento, los dos términos juntos podrían interpretarse como “la vida, escencia del movimiento”.

Para los aztecas, el Calmécac era la escuela para los hijos de los nobles, donde se prepararían los jóvenes que más tarde ocuparían los puestos que transformarían la sociedad, sacerdotes, guerreros, jueces, senadores, maestros y gobernantes.

Entonces para la UVP, el escudo de su bandera significa “Recinto de la Sangre en Movimiento en el Corazón”. La figura prehispánica simboliza el corazón como un centro espiritual,  impulsor de sangre: sangre representada por todas las personas que pasan por este recinto educativo,  alumnos, profesores, y personas que dan movimiento a la circulación hacia el corazón, que es la Universidad, que recibe sangre nueva para impulsarla después más fuerte y limpia, hacia la sociedad, en los alumnos egresados que se marchan con fuerza, entusiasmo y brillo nuevo a transformar a México.

Y hoy, LA UVP agranda su corazón, ampliando su dedicación, esfuerzo y profesionalismo al mundo entero a través de su universidad virtual. La sangre de la que nos narra su bandera, se irá extendiendo a través de las redes hacia el ciberespacio, compartiendo su formación y legado.

Y me encanta esta simbología porque todo lo que se hace de corazón y con amor está bendito.

Ustedes y nosotros, UPAEP Online coincidimos con un momento histórico fabuloso, la “era digital” y nuestras universidades cuentan  con una  nueva “habilidad conectiva”, que puede mejorar la vida de las personas alrededor del mundo.  Estoy firmemente convencida de las “bondades” de la conectividad para promover y facilitar el aprendizaje principalmente a través de la educación en línea.

Tengo la experiencia personal de que una Universidad Virtual proporciona el entorno y los espacios para aprender y generar nuevas conexiones humanas dignas de reconocerse, valorarse y fomentarse.  La conectividad nos permite la “sensibilización en masa”, la democratización del conocimiento, la participación global, el reconocimiento de actos humanos llenos de valores en todos los puntos del planeta, la  empatía y afectividad ubicua en las redes sociales, la toma de conciencia colectiva, etc. medios de expresión de cualquier sociedad humanista.

Y parafraseando las palabras de  Andrés Schuschny en su libroLa Red y el futuro de las organizaciones”
Una Universidad Virtual nos conecta con algo más grande que nosotros mismos y nos permite encontrar nuestro lugar en el corazón de la realidad humana;  nos facilita una serie de opciones para ser quienes queremos ser y sólo puede ser vista como una extensión de nuestra mente, un lugar para estimularse y pensar desde una nueva perspectiva: desde una visión integral de la realidad.
Una Universidad virtual no nos brinda solamente una perspectiva planetaria; nos vincula con emociones y saberes conectados; nos da la oportunidad de encontrarnos con múltiples puntos de vista; nos genera diversas redes de relaciones y conversaciones que alteran profundamente la estructura de nuestra sociedad y de nuestra conciencia. Una universidad virtual es un caleidoscopio de sentidos, en donde la mirada de los otros nos proporciona una visión diferente del mundo…., promueve la cooperación, la reciprocidad y la participación. Por eso, una universidad virtual nos libera, ya que promueve esa inclinación humana a servir a nuestros semejantes y a enfocarnos en la propia auto-expresión, en que las posturas y las apariencias artificiales ya no simbolizan nada.”

En la modalidad presencial el servicio se limita a un tiempo y a un espacio, no así la educación virtual, portadora del aprendizaje ubico, invisible y a lo largo de toda la vida. Al abrir una universidad virtual, están abriendo las puertas al universo.


Seguramente para algunas personas sea extraño que la Universidad Virtual de la UVP haya invitado a personal de la Universidad Virtual de UPAEP y que nosotros estemos aquí…. Pero para los que vivimos en los ambientes de colaboración de la Web 2.0, del software libre, de los  cursos masivos abiertos en línea, del mundo donde la información sobreabunda…. lo entendemos perfectamente.  Porque todos nosotros hemos desarrollado la consciencia de que  “CONECTARSE”, es estar dispuesto a servir; así es como funcionan los “servidores” y son llamados así.

Isaac Mao, investigador en el campo de la enseñanza 2.0,  y  padre del Sharismo nos dice “Cuanto menos compartes, menos poder tienes”
El sharismo es una teoría filosófica  que recalca el poder de la colaboración, principalmente en los ambientes educativos,  que propone una reorientación de los valores personales.  El sharismo es también una práctica mental que cualquiera puede probar, una actitud socio-psicológica que busca transformar un mundo amplio y aislado en un Cerebro Social y humano super-inteligente.
Para Isaac Mao, compartir está en la naturaleza del ser humano, en su propia sinapsis neuronal.  Una cultura que no comparte, no crece.
Las palabras de Mao, son  altamente inspiradoras para el tiempo en el que vivimos y principalmente para quienes nos dedicamos a la educación, proponiendo mejorar la comunicación, la colaboración y la comprensión mutua.
El mundo actual está poniendo a prueba cualquier sistema educativo, nos reta a prepararnos, ser congruentes, conectarnos, construir redes de colaboración, crear seres “competentes” y compasivos, verdaderamente humanos.  Y este reto, ustedes y nosotros lo hemos aceptado y estamos viviendo con entusiasmo y compromiso.

El paisaje global está cambiando, el mundo demanda cada vez más el trabajo en colaboración, basado en comunicación efectiva y respeto a los acuerdos
 Por eso no podíamos faltar  para hacerles patente nuestro reconocimiento y admiración por el esfuerzo realizado para llegar aquí, por el compromiso educativo adquirido y a manifestarles nuestra solidaridad y deseo de colaborar con ustedes para hacer de México un país mejor, un país que es suyo y nuestro.

El hecho de estar aquí juntos, brinda testimonio y ejemplo a nuestros estudiantes, a nuestros directivos, a nuestros colegas de que la colaboración es posible cuando hay desprendimiento de espíritus generosos que crean ambientes de enriquecimiento, apoyo y solidaridad.
  
Les deseo de todo corazón, que  este proyecto sea siempre bendecido por Dios y que la Universidad Virtual de la UVP, sea el recinto de la sangre en movimiento en el corazón de muchas personas a través del mundo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario :-)