miércoles, 12 de marzo de 2014

VIVIR EL DESAPEGO, EN LA PÉRDIDA DE INFORMACIÓN

No puede haber un fan más grande de la tecnología que yo, a pesar de que he sufrido bastante con ella. La amo porque es una fuente inagotable de aprendizaje.

Con ella he aprendido a tener más paciencia, a "adivinar" e intuir como funciona, a ser más creativa y en especial, me ha enseñado bastante sobre resistencia a la frustración. 

He vivido procesos complejos de "reaprendizaje" cada vez que cambio un celular, cuando descubro nuevas herramientas de la web 2.0, cuando doy una clase de diplomado y mis alumnos traen computadoras diferentes a las mías, cuando descubro que por actualización,  cambiaron las condiciones e interfaces de una páginas Web.

Pero hace unos días, sucedió un evento que vuelve a poner en consideración el rol de la tecnología en mi vida.

Durante casi un mes y a pesar de que los especialistas en informática de la Universidad vinieron a ver mi computadora y buscar la solución a mis problemas,  mi máquina estaba decidida a no trabajar. Parecía que estuviera tan cansada como yo por las mañanas, sólo que yo si quería trabajar y ella no.

Harta de levantar reportes al área de atención a usuarios, le pedí a mi coordinador tecnológico que me hiciera favor de resetear mi computadora, de plano. Y en un arranque de diálogo entrecortado por las prisas y los pendientes le dije que mis archivos estaban ya revisados y ordenados DENTRO de esa computadora.... pero él entendió que estaban revisados y ordenados FUERA de esa computadora....

En fin... en pocas  horas la computadora estaba lista!   SIN UN SÓLO ARCHIVO, cuando nos dimos cuenta,  nos sentimos devastados. Toda la información de la dirección de UPAEP Online, de hace un año y medio, estaba perdida. De inmediato, Alejandro trato de recuperar la información con un programa que necesitó tres días para intentar devolver mis archivos a su estado original.

Al 4o día, y cuando me disponía a revisar lo que había quedado "vivo" y a trabajar como Dios manda, la máquina no se conectaba a Internet. Entonces nuevamente Alejandro trató de componerla, y al ver que no era cosa de la computadora sino del nodo de conexión, llamó a Redes. Ellos vinieron de inmediato y se llevaron la computadora al ver que el equipo se había reseteado y que necesitaba programas de la universidad.  Otros dos días fuera de servicio.

Hoy regresa la máquina  y con toda la tranquilidad que el evento requiere, empiezo a abrir los miles de archivos que la máquina copio en la  carpeta de recuperación. La gran mayoría no se pueden abrir, la configuración de los archivos es desconocida, otros están duplicados pero vacíos (ambos), los menos densos se han podido recuperar, aunque no es mucho consuelo que las listas de pendientes se puedan abrir pero no los documentos que resolvían esos pendientes :)

Y después de muchas horas de trabajo, empiezo a aceptar la pérdida y a confirmar lo que tanto predico en  mis clases sobre CONECTIVISMO: antes, el poder radicaba en la POSESIÓN de la información: comprar libros, suscribirse al periódico local, evitar que copiaran nuestros trabajos, nuestras presentaciones eran sólo nuestras y queríamos que los demás dependieran de nosotros por lo que sabíamos.

Hoy, el éxito consiste en la capacidad de CONSTRUIR, DISTRIBUIR y ACTUALIZAR información. Y especialmente por el último motivo, no es necesario guardar información eternamente. 

No tengo idea del daño colateral que traerá el haber perdido tanta información de un día para otro, seguro habrá días de angustia, pero por otro lado, me alegro mucho haber trabajado mis presentaciones de cursos, clases y ponencias, "en la nube". Eso es valiosísimo para mi y está a salvo, en herramientas como Slideboom, Slideshare, Box, Flipsnack etc. También los tutoriales, recursos multimedia, fotos de eventos, están resguardados en nuestros canales de YouTube y Facebook.

También me alegro mucho de que en UPAEP Online trabajamos como networking, compartiendo, distibuyendo y co-creando información.  Muchos documentos los tiene el área académica, los archivos de las finanzas y presupuestos están en la computadora nuestra coordinadora administrativa , los datos de nuestros  alumnos los compartimos en Google Drive, para el banco de imágenes tenemos un respaldo en el disco externo de la coordinación tecnológica.

Podemos empezar siempre de cero, creando nuevas cosas, haciendo otras mejores. La información cambia, los documentos se van, pero el talento se queda.

Ahora a trabajar en una computadora que está como nueva!