lunes, 16 de junio de 2014

LA TECNOLOGÍA Y LA TENDENCIA A LA "PERSONALIZACIÓN".... ¿POR QUÉ NO EN LA EDUCACIÓN?

Tomé mi primer vuelo a Europa hace ya 25 años! 

Qué diferentes eran las cosas entonces. 

Y hablo en todos los sentidos, mis circunstancias de vida personal, mi manera de ver las cosas, los servicios en el aeropuerto, el mundo... y por supuesto la educación y la tecnología  (los dos temas que me apasionan y que son protagonistas en este blog ). 

Muchas cosas siguen siendo las mismas en los aviones como por ejemplo la comida, los incómodos asientos (me refiero a la sección de clase económica), el funcionamiento del sanitario, las largas horas de vuelo ( el tiempo de traslado se ha reducido poco en realidad). Pero lo que es notorio fundamentalmente, es el cambio drástico en la perspectiva de "servicio enfocado en el usuario final" en cuestión de tecnología del entretenimiento, filosofía que vienen implementando fuertemente el mundo de la tecnología y las "Apps".

¿A qué me refiero? Hace años, a lo largo de la cabina del avión, se desplegaban desde arriba, una serie de pantallas  para que las personas tuviéramos algo que ver para distraernos en los largos recorridos. Generalmente pasaban dos películas, un noticiero, los datos generales del vuelo...pero era una programación general. Si no te gustaba la película o ya la habías visto, a nadie le interesaba, debías buscarte tu propia forma de entretenerte. O si la pantalla quedaba fuera de tu alcance visual (era imposible que todos vieran bien), entonces te esperaba un vuelo bastante aburrido. 

Hoy me sorprendió ver que  los aviones tienen "monitores"  de uso personal con infinidad de opciones a elegir. (Me entero que se implementaron desde el 2012).

Es como tener tu propia televisión con programación "de cable". Estuve revisando y  hay una sección de videos musicales y canales de diferentes tipos de música , otra sección para niños (video juegos, películas, caricaturas, libros sonoros); para quienes amamos el cine, hay una sección de más de 30 películas diferentes (acción, drama, ciencia ficción, romance, thriller..) canales de televisión, información del vuelo..... las 12 horas del vuelo pueden pasar desapercibidas si nos dejamos hipnotizar por la pantalla.

También se cuenta con internet de alta velocidad (con costo extra que buen vale la pena pagar).

Mi compañero de viaje prefirió ver el canal deportivo para enterarse de los pormenores del mundial, yo elegí ver una película que se me había escapado en cartelera meses atrás.

Estamos viviendo el mundo donde “cada quien importa”,( por lo menos para la tecnología L). “Dime qué, cómo y cuándo lo quieres”, pareciera preguntarnos cada dispositivo electrónico.

Esto se distingue por ejemplo, en la ruda competencia de las empresas de celulares, con planes de pagos y servicios ”hechos a la medida”, con una infinidad de versiones y accesorios y además, la posibilidad de “descargar” en tu propio teléfono, las “aplicaciones” que sean importantes para ti (what´s app, Facebook, twitter, pintagram, correo electrónico, intinerario para el viajero, etc etc etc…) Todo de acuerdo a tu perfil, tus gustos y necesidades.

Y de acuerdo a esto, la persona se siente feliz… es tomada en cuenta, es respetada en su necesidades, se siente bien siendo independiente y autónoma.

Y llegamos al punto…. Si el ser humano en un entorno conectivo está viviendo esta experiencia de extasis…. ¿Se imaginan cómo se siente en los entornos rígidos y limitantes de la educación tradicional?

La educación tradicional es como “un autobús de una sola ruta, y una sola parada”. Donde los alumnos miran a través de las ventanas y aunque quieren hacer un alto, bajarse, tomar otras calles, desviarse un poco, ir más lento o más rápido, tienen que aceptar que es el profesor quien dirige el autobús y ha decidido “por todos”, el recorrido y el destino final.

Incluso las LMS en las escuelas, están ofreciendo posibilidades de personalización, pero en muchos casos, los administradores no quieren “complicarse” ni dar opciones que los pongan en aprietos o los obliguen a capacitar de manera constante al usuario. Pero esto es perjudicial a la larga a la institución educativa. Los alumnos de las nuevas generaciones, no son tan pacientes ni tolerantes como nosotros “tuvimos” que serlo.

La educación “personalizada” (o mejor dicho el ¡aprendizaje adaptativo?)  ha sido un mito, son pocos los profesores que realmente vean a sus alumnos como seres independientes y con estilos y ritmos diferentes de aprender. Son escasos los maestros que utilizan metodologías y prácticas educativas donde tomen en cuenta las diferencias individuales, y donde regresen al alumno el protagonismo en su proceso de formación. 
Es raro el maestro que permita hacer modificaciones a sus programas por sugerencias de los alumnos o los que los dejen a los alumnos ir a diferentes ritmos y tiempos, todo esto les parece complicado y fuera de toda lógica, les asusta que la flexibilidad les haga perder el control del grupo.

Cuando empecemos a “diseñar” nuestras clases, desde la perspectiva de la “personalización” tomando en cuenta “el usuario final” (el alumno) como lo hace la tecnología, empezaremos a tener más éxito en nuestras clases.

Si personalizamos la educación podremos ver sonreír a nuestros alumnos más a menudo, se los aseguro.

Si quieres saber más sobre las referencias a esta entrada:




2 comentarios:

  1. Muy interesante Lucy

    ResponderEliminar
  2. Lourdes Garzón22/6/14 17:21

    Lucy, me encanta la analogía del autobús, es muy certera para decir cómo llevamos a nuestros estudiantes en este recorrido, tan cierto que los llevamos y no sabemos si unos quieren ir más lento, unos quieren bajarse, otros quieren ir más rápido, a unos quizá les interese bajarse en ciertos lugares ..mientras que otros decidan por otros distintos...y por supuesto que en la actualidad no se lleva a cabo esta personalización de la eduación, y el problema es complejo...en México nuestro sistema educativo tiene muchas "trabas" para que esto pudiese ser una realidad...hay intentos en escuelas privadas caras, pero creo que es finalmente una cultura que habría que cambiar....me queda claro que nosotros desde nuestro salón, el día a día tenemos que implementar al menos algunos cambios para hacerlo lo mejor posible...es un trabajo doble , pero creo que vale la pena...Ahora reflexiono en lo que yo personalmente haré, iniciando poco a poco en este camino...Muy certeros tus comentarios, totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario :-)