miércoles, 7 de enero de 2015

LA EMPATÍA COMO PUNTO DE PARTIDA EN EL DISEÑO DE UN CURSO E-LEARNING

Tomado y traducido del Post de Karla Gutiérrez, 
del Blog de SHIFT, Disruptive Learning.

¡Feliz Año Nuevo! 

En esta época del año, cuando nos ocupamos haciendo resoluciones y propósitos. Es un tiempo de esperanza y nuevos comienzos. Decidimos bajar de peso, gestionar mejor nuestro tiempo, ser más productivos y dar la vuelta a la página.

Este año, vamos a proponernos también, convertirnos en diseñadores de cursos e-Learning más empáticos. Podemos proponernos dejar de producir cursos "como galletas" y en su lugar, crear materiales de aprendizaje que sea realmenye inspirador.

Podemos proponernos "dejar de hablar" a nuestros estudiantes y en su lugar "empezar a conectarnos" con ellos. Podemos proponernos dejar de ser distantes y en su lugar tratarlos con más empatía.

Según Theresa Wiseman, los cuatro atributos de la empatía son:

1.- Ponerse en los zapatos del otro, 
2.- Comprender sus sentimientos,
3.- Aceptar al otro sin juzgar,
4.- Comunicarnos permanentemente con ellos para que se sientan seguros y cuidados.


¿Por qué debería un curso de e-Learning ser empático? 

Según los científicos sociales, los seres humanos están llamados a relacionarse entre sí y buscar un sentido de pertenencia en grupo.

Todos respondemos rápida y positivamente al afecto y la comprensión.

Los publicistas entienden la psique humana.Los comerciales exitosos hablan a nuestro corazón, se anticipan a nuestras necesidades más profundas, entienden nuestros deseos sin palabras y proporcionan soluciones a nuestros problemas más apremiantes. ¿Por qué los cursos de e-Learning tienen que ser diferentes? 

Después de todo, los asesores virtuales también queremos "influir e inspirar" a los alumnos con nuestros mensajes. 

Entre la aplicación de teorías de aprendizaje, los objetivos del curso, el mapa curricular, los propósitos, las competencias, el cronograma y cumplir con las expectativas de la institución educativa, la empatía por lo general "se queda fuera". Es una lástima porque sin empatía, no se puede lograr que los alumnos confíen en ti y crean en tu mensaje.

¿Cómo convertirse en un diseñador instruccional empático?

La empatía como un modo de pensar y relacionarse con los demás, puede ser cultivada. Con la práctica apropiada, puede incluso convertirse en una "segunda naturaleza". 
 Antes de empezar a trabajar en la definición de los objetivos de aprendizaje y los materiales del curso, intenta practicar la empatía mediante la comprensión de tus alumnos.

1.- Entiende a tu audiencia  

Los perfiles demográficos de tus estudiantes no siempre pintan el cuadro completo.(Aunque tus alumnos son adultos que trabajan, hay mucho más allá de la simple definición). Tienes que mirar más allá de las estadísticas, como la edad, la formación educativa, la ocupación y el estado civil de cada uno de tus alumnos. 

Cada alumno es la suma total de sus experiencias pasadas, deseos, aspiraciones y expectativas. Sus estilos de aprendizaje y preferencias de medios de comunicación son moldeadas por su familiaridad con el acceso a la tecnología. 


Su formación cultural influye en su percepción de símbolos, imágenes, palabras o analogías. El alumno es un ser humano complejo y multidimensional, sólo unos pocos números no lo definen.

Aquí es donde te puedes poner en los zapatos de los demás.
 
  • Usa encuestas, cuestionarios y correo electrónico para conocer a tus alumnos.

  • Sigue sus hábitos (horarios y días en que estudian, patrones de uso de medios tecnológicos y digitales: con qué y cómo se comunican mejor).

  • Observar el comportamiento de los participantes del curso, puede medir con precisión el tipo de contenido y recursos que despiertan su imaginación, estimula sus células grises y le hace cosquillas a su fantasía, disfrutando así del aprendizaje.

  • Realiza pruebas de usabilidad con los cursos existentes y toma notas de los comentarios de los usuarios. Cambia las actividades que resulten complicadas, sustituye los materiales que a la mayoría no les resultó interesante, varía los recursos; repite las actividades exitosas.
No siempre es posible, pero si tienes la oportunidad de conocer un poco más a tus alumnos, aprovecha (pregunta a otros asesores o a la tutora sobre ellos y sus antecedentes personales y escolares; toma tiempo del curso para realizar alguna dinámica de integración en aula virtual, incluye un cuestionario electrónico extenso  sobre la vida profesional y personal de tus alumnos, etc). "Sumérgete" tú mismo en su mundo.

Presta atención a todo lo que sucede en el curso: la ausencia de algunos participantes,  los retrasos en las entregas de trabajos de las personas, la interacción entre los estudiantes, los posibles conflictos existentes, los "puntos de dolor" del grupo (redacciones incomprensibles o demasiado largas, actividades complicadas,plazos inadecuados) y las áreas de mejora del curso. 

"Observar" minuciosamente, puede darnos mucha luz de cómo diseñar su curso para ayudar a mejorar el desempeño de los estudiantes. 

Te recomendamos usar el "mapa de empatía" para analizar las necesidades de tus estudiantes:


"DOLORES".- Miedos, frustraciones: ¿Cuáles son sus frustraciones? ¿Cuáles son sus obstáculos? ¿Cuáles son los riesgos de deserción?
"GANANCIAS".- Necesidades, éxitos.- ¿Cuánto quiere lograr? ¿Cómo mide su éxito? ¿Qué estrategias tiene para alcanzar sus metas? 

2.- Utiliza los medios adecuados para transmitir empatía.

Has tratado de entender el punto de vista de tu alumno, empatizas con él, pero... ¿lo sabe?  ¿Cómo puedes hacerle saber que eres una "alma gemela"que lo entiende y sabe lo que necesita aprender? 

Utiliza las siguientes herramientas:

-IMÁGENES.- Las imágenes son una de las más poderosas herramientas de diseño de tu arsenal. Usa imágenes para transmitir emociones. Las fotografías de personas, especialmente rostros son extremádamente eficaces en la evocación de emociones. Esto es así porque a nosotros, los seres humanos nos gusta relacionarnos con otras personas. Sin embargo, también puedes utilizar imágenes evocadoras de objetos inanimados. 

Las imágenes permiten asociaciones y facilitan la fijación de lo de lo aprendido. Mensajes importantes que queremos que recuerden serán más fuertes en los estudiantes si los acompaña una imagen agradable.

-PALABRAS.- Utiliza verbos más precisos para transmitir emociones y dar vida a una escena en el ojo de  la mente de su alumno. Si el curso tiene escenarios, presta atención  a los diálogos; procura que las redacciones sean lo más natural posible: lenguaje sencillo, claro, afectuoso. Manifiesta empatía con palabras y actos (en la reglamentación y el seguimiento). 

-COLORES.- Los colores trabajan en nuestro cerebro y hacen "cosquillas" en nuestro estado de ánimo. Incluso pueden provocar que tengamos hambre o que sintamos frío!. Los colores pueden transmitir empatía, evocar sentimientos de simpatía y hacer que los alumnos se sientan acogidos en el curso. 

La empatía acerca a las personas y crea vínculos duraderos. Tus alumnos han dejado sus días escolares detrás, ya no tienen que aprender por temor a ser castigados. Tus alumnos tienen la opción de seguir o no estudiando, tú tienes que hacer un esfuerzo adicional para crear ese vínculo de empatía con ellos para que los "inspires" a terminar sus estudios y obtener su título.

Recursos:

 

http://www.slate.com/blogs/the_eye/2013/11/08/empathize_with_your_end_user_creative_confidence_by_tom_and_david_kelley.html

http://joeyaquino.wordpress.com/2012/05/23/want-a-crash-course-in-stanfords-design-thinking-here-it-is-for-free-pt-1-empathy/

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario :-)