domingo, 23 de agosto de 2015

NUESTROS SUEÑOS Y EL MIEDO


En el 2011, el Senado de la República de México, aprobó por unanimidad la reforma constitucional que obliga a los padres de familia a llevar a sus hijos a recibir educación media superior, llámese bachillerato o preparatoria. Dicha reforma está vigente a partir del 2012.

En lo personal, aplaudo la iniciativa y considero que a largo plazo será de gran beneficio para el desarrollo del país. 

¿Y qué significa esto? Qué en el futuro, cualquier empleo por sencillo que sea, requerirá estudios mínimos de preparatoria.

Elevar el nivel de educación en un país, no significa que las personas "sepan más", pero sí que las personas "deseen más", "aspiren a más", exijan más de ellos mismos y del mundo que los rodea.

Cuando las personas estudian hasta la secundaria, el "sueño" de ingresar a la universidad queda muy lejos. Al obtener el título de preparatoria, el sueño está a un sólo paso.

El impacto más importante de la educación debería ser el de ampliar horizontes, inspirar a trabajar en lo que nos gusta, ser lo que soñamos ser de niños, trascender, cambiar al mundo.

Cuando a los niños de pequeños se les pregunta ¿Qué quieres ser de grande? absolutamente todos se refieren a una profesión (artística, técnica, cualquiera requiere preparación) porque todos quieren tener un trabajo que les guste donde puedan sentir que cambian el mundo. 

Ese idealismo se va perdiendo con el paso del tiempo y muchas personas se conforman con "tener un sueldo", haciendo lo que sea. Muchos adultos deberían preguntarse ¿SOY lo que quise ser de chico? Ya soy grande.... ¿ESTOY donde imaginaba estar?... ¿y qué me lo ha impedido?

De acuerdo a las estadísticas, México ha perdido 20 años de trabajo para garantizar el bachillerato a los jóvenes. Hjace 20 años, México y Corea del Sur tenían el mismo porcentaje de jóvenes en aulas universitarias: 25%. Hoy Corea tiene 50% y México 27%.

En el estudio Retos Educativos de la Secretaría de Educación Pública queda clara la crisis del sistema en materia de cobertura y acceso, pues entre la primaria y los estudios profesionales se "pierden" el 86% de alumnos. De cada 100 mexicanos que entran a la escuela, sólo 14 terminan la Universidad.

La deserción a lo largo de los niveles educativos tiene dos factores principales:


1.- La creencia de que la educación ha dejado de ser significativa como un mecanismo "real" de movilidad social.

2.- El miedo a no ser capaz de aprender.

Algunos hablan de un tercer factor,  la cuestión económica, las responsabilidades familiares, problemas personales... pero desde mi experiencia, cuando las personas QUIEREN, superan esta situación gracias a las becas de instituciones públicas, privadas y empresariales, las oportunidades en línea en universidades gratuitas, las carreras cortas diseñadas para quienes trabajan.... Inclusive hay mexicanos de buena clase social que deciden no estudiar.


En cuanto al primer factor, es un paradigma que hay que romper empezando por la familia. La "cultura" del estudio, debe incluir también el deseo de trascender, de ser mejor persona, de desarrollar nuestro potencial y talentos. Cuando se asocia el estudio exclusivamente con el dinero de un salario, no se concibe en realidad la finalidad completa de ir a la escuela.

En cuanto al segundo factor, es meramente personal, quizás inculcado en un ambiente social negativo. La gran ventaja de ese factor es que DEPENDE EXCLUSIVAMENTE DE NOSOTROS erradicarlo.

En mi trabajo como promotora de cursos en línea, encuentro que muchas personas a nuestro alrededor no empezaron o no terminaron la preparatoria. Y cuando les comento que nunca es tarde que pueden hacerlo y después inscribirse con nosotros, hay dos repuestas que predominan:  


a) ¿Y para qué? (se refiere al primer factor, lo insignificativo de la educación)  
b) ¿Será difícil? (se refiere al segundo factor, el miedo)

El ¿para qué? se puede responder de muchas formas, utilizando razonamiento y lógica. Si tenemos buenos argumentos y el pensamiento analítico se acciona, podríamos convencer.

Ante la pregunta ¿Será difícil?, el cuestionamiento que hay que hacerles es ¿Tienes miedo a que sea difícil? ¿Tienes miedo a no ser capaz?.

Y aunque este factor, EL MIEDO,  puede ser el que determine la decisión, al depender de cada uno de nosotros, se puede tener el control del mismo.

Cuando me preguntan ¿Será difícil? les digo SI, pero no imposible. Y les empiezo a narrar cuantas personas en peores circunstancias lo están logrando. Les hablo de que no es necesario obtener las mejores calificaciones, ya no somos niños ni tenemos que enseñar la boleta de calificación a nuestros papás, nosotros podemos decidir el nivel de compromiso, el entusiasmo, lo que queremos estudiar y hasta podemos decidir en que momento dejarlo. 

Pero estudiar, a la vez, es una deuda con nosotros mismos. "Nos lo debemos". Nos debemos el confiar en nosotros, darnos la oportunidad de buscar un futuro mejor, de demostrarnos lo que somos capaces de hacer. 

El miedo se vence de un paso a la vez. De una materia a la vez, de una tarea a la otra. Nuestros sueños deben ser más grandes que nuestros miedos. Son los sueños los que nos darán la fortaleza de vencer el miedo y progresar.




Ánimo! 


Inscríbete a la secundaria, a la prepa, a la universidad. Sigue estudiando.
Nunca es tarde para vencer el miedo y perseguir los sueños.

jueves, 6 de agosto de 2015

LA EDUCACIÓN VIRTUAL, UNA "OPORTUNIDAD REAL" PARA LA INCLUSIÓN


En los últimos años, el tema de la inclusión ha rondado a las instituciones educativas y todas coinciden en su deseo de promover la equidad en calidad educativa e integración de la diversidad.

Y lo anterior se refiere a la educación "efectiva y afectiva", donde no haya lugar para ningún tipo de discriminación, trabajando desde la perspectiva del respeto y la tolerancia a la diversidad de identidades, necesidades y capacidades de CADA estudiante, permitiendo la terminación de los estudios así como el disfrute del aprendizaje, el desarrollo de los talentos y la atención y el interés genuino por aquellos que pudieran estar en riesgo de exclusión.

Sin embargo, la realidad nos muestra que no todas las instituciones educativas lo promueven o permiten, aunque lo deseen. Especialmente a nivel de educación superior, es difícil encontrar posibilidades de acceso para las personas con capacidades especiales o discapacidades físicas.

Pero en las universidades virtuales es posible, si se desea y si se permite.

En este próximo Otoño, UPAEP Online decide ser "una posibilidad real" para algunos estudiantes que desean seguir una carrera profesional, conscientes de que necesitarán ayuda y un entorno flexible y que se adapte a su propio ritmo y estilo de aprendizaje.

Hemos sido honrados al ser elegidos por tres chicos especiales, con diferentes grados de autismo y síndrome de Asperger, lo que les lleva a manifestar deficiencias en la interacción social  y en la coordinación motora. Los tres llegaron, de diferentes formas pero al mismo tiempo, ni antes ni después. Chicos que seguramente harán historia.

Ellos nos eligieron y nosotros hemos dicho SI. Y los últimos días se han convertido en un motivo de alegría y entusiasmo porque sea el inicio de un proyecto de inclusión con beneficio para muchos más en un futuro cercano.

Nuestra tutora, Ivonne Martínez lidera la propuesta que consistirá 

  • Integración en un diplomado semipresencial para el dominio de las herramientas tecnológicas que utilizarán en la universidad, modalidad virtual, una vez por semana.
  • Clases especiales presenciales diarias de 9 a 1, con una psicopedagoga experta (Ana Cris) que domina el tema de la educación especial, maneja perfectamente la tecnología y es asesora en línea. Ella  proporcionará el acompañamiento cercano para que realicen las actividades de las asignaturas en línea.
  • La capacitación y conscientización de los asesores en línea para que comprendan la necesidad de una integración real de acuerdo a las circunstancias y logren hacerlo en la distancia, con compromiso y amor.
  • El seguimiento cercano de la tutora durante cada cuatrimestre de estudio.

Déjenme compartirles una experiencia valiosa que viví en la mañana.

Hace unas semanas que se viene "cocinando" la idea, al saber que aceptaremos tres chicos especiales, cómo prepararnos, que podemos brindarles, cómo podemos asegurar su permanencia y aprendizaje en la universidad.

La mamá de uno de estos nuevos alumnos, fue citada por Ivonne para platicar con ella. Desde que llegó se veía muy seria, yo diría que tensa.  Entró a mi oficina y antes de que Ivonne pudiera decir algo, empezó a decirnos que ella se comprometía a ayudar a su hijo, hablaba de los logros que han tenido, de la tenacidad de su hijo, abrió una gran bolsa con estudios médicos y calificaciones de otras escuelas.... parecía que quería convencernos de aceptarlo.

Ivonne con mucha calma le dijo: "Señora, escúcheme... estamos MUY contentos de que su hijo entre con nosotros a estudiar, es todo un honor recibirlo. Sabemos que si está convencido de querer estudiar, lo va a lograr. Creemos en él".

La señora se emocionó mucho, hasta las lágrimas... dos universidades anteriores lo habían rechazado.

Ivonne le dijo que si la había citado, era porque queríamos conocer mejor a su hijo, nos interesaba saber que le gustaba, que quería, que soñaba.... y le platicó sobre la idea del diplomado inicial, de la asesoría diaria con Ana Cris, de empezar con pocas materias, de elegir la carrera que a él le gustara....

Luego entró a la oficina nuestro futuro alumno y su papá.  Nos sorprendió el entusiasmo del muchacho y la seguridad con que hablaba sobre su futuro, la profesión que quería y las materias que le interesaban; parecía que hubiera grabado en su memoria el plan de estudios, quizás se había preparado como para un examen. Era más que obvio que deseaba realmente entrar a la universidad.

Su cara se iluminó cuando Ivonne le dijo que nunca habíamos tenido duda de aceptarlo. Y que ya podía tramitar su inscripción. Se fue feliz con su kit de bienvenida de UPAEP Online, yo le di un abrazo de despedida y le dije "Bienvenido, ya eres un universitario".

Ya es tarde, sigo en la oficina emocionada, aunque un poco temerosa al ser consciente del gran reto que tenemos enfrente y de lo mucho que tenemos que aprender CON ellos. Pero al mismo tiempo estoy totalmente dispuesta (como todo mi equipo), a HACER LO QUE SEA NECESARIO para que estos tres muchachos: disfruten de su vida universitaria desde sus circunstancias especiales,  aprendan, desarrollen sus talentos y obtengan un título que les permita defenderse ante la vida y mostrarse a sí mismos, lo que son capaces de hacer.

Afuera está lloviendo, es una tarde gris. Pero en las oficinas de UPAEP Online hay claridad, confiamos en que lo que Dios permite, siempre será para bien.

Bienvenidos sean nuestros primeros "tres mosqueteros" a UPAEP Online.